NoticiasPolítica

Las insólitas excusas del jefe de los copitos

Para Gabriel Carrizo, detenido por el atentado a CFK, llamar a matarla era solo “humor negro”. A cinco meses del atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, el líder de la banda de los Copitos fue indagado en los tribunales de Comodoro Py. Durante seis horas de indagatoria, se defendió con insólitas declaraciones que van en dos rumbos: por un lado buscó desligarse del intento de asesinato alegando que los mensajes hallados en su celular eran chistes. Además, aseguró que Sabag Montiel quiso impresionar a su novia y que si hubiera querido, los disparos hubieran salido.

Humor negro

El considerado comlice, quiso explicar en un momento de sus seis horas de declaración indagatoria ante la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, que todos sus mensajes posteriores al intento de asesinato de la vicepresidenta son parte de algo que busca mostrar como un juego. “Intentamos matar a Cristina”, “el arma es mía” o “amigo, esa puta ya está muerta” fueron algunas de las frases que le envió a varios de sus conocidos mientras también aseguraba que él mismo iba a “terminar el trabajo”. “Se llama humor reactivo, sin empatía, sin nada. Lo que buscás es generar una reacción en el otro. Es un poco lo que hacía Videomatch”.

Carrizo declaró ente Capuchetti

Cuestión de hombría

En otro momento, el jefe de los vendedores de copos de algodón de azúcar involucrados en el atentado contra la vicepresidenta, declaró que Fernando Sabag Montiel, su empleado, intentó matar a Cristina Kirchner como una forma de reafirmar su masculinidad ante su novia Brenda Uliarte, por las humillaciones a la que ella lo sometía.

Carrizo señaló que Sabag Montiel actuó contra Cristina Kirchner porque su novia Uliarte lo empujaba a hacerlo, lo dominaba y quiso actuar como un “macho alfa” ante las humillaciones de tono sexual a las que lo sometía la joven, según dijeron fuentes judiciales.

 

¿Resultará positiva esta estrategia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *